Capítulo 1: REVELACIONES.



Previously, in ATLUS's Agents of Heiss...

















Y ahora... Vuestra elección.







: "(Un momento, hay algo que puedo intentar. La danza de las espadas de Kiel... ¡Puedo probar con eso!)."







No me gustaría ser un guardia fronterizo en un mundo de estos llenos de cosas raras, la verdad.



Se le ve metido en el papel.















Guardia: "¡Increíble! Vaya... ¡Im-impresionante! ¡Podéis pasar!"















: Sólo espero que no haya sido de esos cortes tan delicados que hacen efecto al rato y parece que te has descuartizado espontáneamente...



Vanoss: "Si alguna vez necesitas trabajo, por favor, piensa en unirte a nuestra troupe."







: (A ver cómo podría explicarles que el mérito aquí es de Kiel, si ni le conocen en esta línea).



Vanoss: "En fin, es hora de irnos. Ahora iremos a un claro al oeste de aquí donde solemos acampar. ¿Querríais pasar la noche con nosotros? Nuestras tiendas de campaña son muy cómodas. Dormiríais a pierna suelta, os lo aseguro."







: (Y espero que cierta niña hiperactiva no intente nada raro conmigo mientras duermo).



Bueno, puede que ya lo haya dicho pero esta zona es inmensa. Resulta muy fácil perderse por aquí.



Son como cuatro o cinco zonas conexas entre ellas, todas de aspecto parecido y hasta con detalles geográficos que parecen pensados para confundirte si no estás atento.



También encontramos trasgos en grandes cantidades.



A los que las trampas de Aht nos permiten despachar rápidamente.



Raynie aprende la magia de fuego, con lo que ya tiene la trinidad elemental de los RPG.



Ah, y la danza de las espadas de Kiel también nos permite cortar esta clase de obstáculos.















O a alguien. Más probablemente a alguien.











No es mal adjetivo, desde luego.



Vanoss: "¿Os importaría cazar algo para la cena? También necesitaremos un poco de leña, si no os importa."

Joder, menos mal que somos invitados.



Los mayores están hablando, Aht.







¿Vais a montar un campamento o las fallas de Valencia?



Ah, que se viene con nosotros, lo de antes no era un comentario random. Bueno, yo encantado de poder abusar de los enemigos con sus trampas...



: "¡Vamos, Stocke!"



Este adjetivo es incluso más acertado.

Liese: "Lo siento. Sé que cuesta mucho vigilarla, pero por favor, cuida de Aht."







¿Veis? Raynie sabe a lo que me refiero.







DESCONFÍA.







Ha... empezado a brillar. Lo que sea con tal de llamar la atención de un chico guapo.



¿Qué es eso del suelo...?











Oh, poderes de Jedi, justo lo que Stocke necesitaba.



Eso no es tan Jedi.











No sé yo si es estrictamente necesario poder percibir perturbaciones en el flujo del maná para encontrar cuatro putos palos, chica.



: "Se supone que el pueblo bestia tiene poderes únicos, ignorados por los humanos."



: Acabas de verlo.



: "¡Ahora Stocke podrá notar esos pequeñitos cambios en el maná!"



: Sí. Pero no de un Jedi.

: Muy graciosa.











: "¡Y Stocke lo tiene, como imaginaba!"



Joder, vaya corte para el pobre Marco.



Pero aun así es diplomático de la hostia.



Y la niñata esta pasa de él.











Ahora podemos volver cuando nos de la gana a este momento. Y como el poder de Revelar es justo lo que necesitábamos para localizar ciertas bombas que nos impidieron participar en cierta batalla...



De vuelta a la Fortaleza de Arena que nos vamos, en la otra línea temporal. Revelar también nos permitirá encontrar cofres que estaban por ahí en medio, pero no veíamos porque... son invisibles.



Bien.



Lo que no sé es cómo hizo el soldado enemigo para colocar las bombas volviéndolas invisibles a todos menos a un tío con poderes faunos.







Esta está en la segunda planta.



Los cofres secretos tienen recompensas bastante jugosas.



Esta estaba en la armería, creo que podría haber montado una buena escababechina si nosotros mismos tenemos barriles de pólvora.



Esta está en un rincón de la tercera planta.



¡Oh, uno de los famosos pergaminos para entrenar a Raynie o Marco!



Y aquí estaba la última, en las cocinas. Supongo que esto es cuanto quedó del plan de Selvan de atacar nuestros suministros.



: "Espero que esto cambie el curso de la batalla para mejor."



Pero antes de nada volvemos atrás en el tiempo.



Era para Raynie al final.











: ¿¡Quién es el que iba a caer de espaldas!? ¿Eh? ¿¡EH!?



Me resulta un poco extraño que sea una técnica de lanza, lo que hace es aumentar la resistencia a ataques mágicos. Como no sea que usa la lanza de pararrayos o algo así...







Aquí ya nos sabemos la decisión que hay que tomar. Nos dicen que Viola está en peligro, pero es una trampa, ella está luchando contra un cebo.







Y aquí es cuando encontramos al saboteador.























Aquí es cuando habrían explotado las bombas, si no las hubiera quitado, claro.







La cámara se mueve expresamente para mostrarnos que ahora tenemos vía libre.



Kiel: "Probablemente hayan coordinado su ataque con la marcha hacia la llanura de la mariscal de campo."



: "¡Contacta con los líderes de cada pelotón! ¡Haz que envíen a sus hombres! ¡Vamos, vamos!"







Bueno, ahora debemos recorrer la fortaleza que está llena de grupos enemigos bastante decentes.



Lo más útil de Revelar es que también nos muestra esta clase de trampas.



Y durante una de las batallas pillo esta habilidad para Rosch.







: No nos hemos pegado con ningún jefe.







Kiel: "Hasta entonces, ¡aguantemos un poco más!"



: "¡Ese de ahí es el comandante! ¡A por él!"

: Lo que yo decía de los jefes.



El comandante es Sombragrís, quien (aparte de llamarse como el caballo de Gandalf) puede convocar esta trinchera. Cruza la fila central del campo enemigo, volviendo casi invulnerables a los personajes que hay sobre ella... y sospecho que aumentando también enormemente su poder de ataque.



La estrategia aquí es mantenerle fuera de la trinchera, para que malgaste turnos volviendo a ella y evitar que nos destroce con sus potentes ataques. Rosch puede ser útil gracias a su habilidad de atacar a filas enteras (aunque sinceramente, le llevo porque va más bajo de nivel, no por eso).



Puede ser una batalla desafiante si dejas a Sombragrís permanecer en la trinchera, pero no es difícil darse cuenta de que eso es lo que hay que evitar. También es recomendable acabar con los cuatro soldados (que son normales) rápidamente; cuantos menos turnos enemigos haya, mejor podrás encadenar los turnos.



Stocke sigue aprendiendo cosas de Marco, es casi intrusismo.















Hablando del rey de Roma.















Viola: "Y solo puedo decir esto gracias a la victoria que les debemos a sus hombres. Han honrado nuestro país con su servicio. Venga conmigo."



Jajajajaja.











"He conseguido que no explotaran las bombas y eliminado a quienes habían logrado entrar aquí... Espero haber evitado lo peor. Aunque todavía no podemos relajarnos..."



Quizá un poco, sí.

Viola: "Y sin embargo, a pesar del caos derivado, sus hombres defendieron admirablemente la fortaleza. Sin duda son los Jóvenes Leones de Alistel. Me han impresionado."



: "Pero nos limitamos a cumplir con nuestro deber."

No sé yo si lo de viajar en el tiempo para evitarlo entrará en los deberes básicos del soldado.



Viola: "Pero al parecer fueron las tropas del conde Selvan las encargadas de realizar el sabotaje encubierto. Fue un error imperdonable por mi parte caer en una trampa así..."

Poco importa si los soldados que mato de 10 en 10 trabajan para uno u para otro.



De un pasado muuuuuy reciente.



Ay, Viola, con lo bien que me caes...







: "Por favor, no hace falta que se moleste en exagerar su informe..."



Viola: "Si un rumor llegara a poner de mal humor a algún dignatario..."

Ella habla por experiencia.







Pobre Rosch, no es capaz de hablar abiertamente de traición pese a estar bastante al tanto del asunto.



Viola: "Espero que recompense el arrojo de sus subordinados."



Horas más tarde...











Ganarse a los soldados con alcohol, sin duda una digna hija de Alistel.







: Ni siquiera somos especialmente jóvenes. Y yo soy alérgico a los gatos.















: (Te asombraría saber lo poco que me importa tu opinión al respecto).







: "¿Por qué no aceptáis los elogios y ya? Pero mira que os gusta poco que lo hagan."



Kiel: "¡Brindemos por nuestros capitanes!"



: "Pero no os paséis de la raya, chicos."















: ¿Qué has hecho ahora, Stocke?

: ...No estamos en primaria.







: "Pero me han ordenado regresar a Alistel.



Y que se ha metido por seguirte el juego. Si no estás tú...











Viola: "Parece ser que el general Hugo quedó muy impresionado."

Justo lo que te pidieron que no hicieses, vaya.







En especial el tipo que viajó en el tiempo para desmantelar un sabotaje siniestro. ¿Eh?















Amenaza directamente vuestras vidas, no es tema para aparcar en un cajón.











(Este flashback de lo que ocurrió entra así sin más).























"¡Cumpliré mi deber como suplente del sargento lo mejor posible!"



: A mi me suena un poco desagradable eso de Kiel siendo yo.















Me encanta esta chica.







Viola: "Y ahora, debería partir hacia Alistel inmediatamente. Vaya con la cabeza bien alta y siéntase orgulloso frente al público."



















Venga ya, Stocke, ¿a quién crees que le estás pidiendo esto?















No sé si es un graciosillo, un caradura o directamente un tío muy raro.











: Bien.



: ¿Ni siquiera cuando quiera estar a solas con Sonja? Mejor todavía, esto será divertido.





























Fennel: "El sino de los genios como yo es que nos crean satisfechos con nuestras obras aletargadas. ¿Cuánto más me harás esperar?"















Fennel: "¿Por qué no habéis enviado aún mis taumáquinas al frente? Solo las reserváis para vuestras tropas personales. ¡Lo que significa, por todos los dioses, que son como esculturas!"

Lo hacen porque de lo contrario el principio del juego estaría tirado ya que la brigada de Rosch no haría falta, Fennel.



Es otra forma de decirlo.



Fennel: "En estos últimos meses a duras penas he logrado obtener datos de combate que valgan la pena. Necesito más."







Fennel: "¡La teoría no es la práctica! ¡Un arma no es útil de verdad hasta que no hay datos reales! Las mejores mecánicas se integran poco a poco. ¡Eso es lo que crea el arma perfecta! Y para eso necesito datos. Cuantos más mejor."



Heiss: "No es de extrañar que seas el ingeniero más famoso de taumatec en todo Vainqueur."



Fennel: "Me prometieron que podría investigar todo cuanto quisiera. Y como mi trabajo no pueda seguir avanzando por culpa de la tozudez de la milicia..."

Este es un ejemplo no tan común del típico científico de videojuegos. Quizá estoy demasiado acostumbrado a los científicos bienintencionados que buscan redimirse destruyendo las armas letales que crearon, pero ver a un pirado al que le da igual para quién vende mientras pueda fabricar muchas armas y recolectar datos sobre cómo y cuánto matan me resulta refrescante.



Hugo: "¿Qué quiere?"



Fennel: "No soy quisquilloso. ¿No podrías desplegar cuanto antes un pelotón?"



Dios, porque va a hacer ahora Heiss de voz de la razón... Pero en serio, la petición de Fennel es razonable. Están en guerra, ¿qué menos que usar las mejores armas disponibles? Si Stocke no estuviera trasteando con el espacio tiempo, Alistel habría caido hace ya tiempo.



Heiss: "Esa escaramuza reciente en la fortaleza de arena... No fue tal y como teníamos en mente pero, visto así, podría suponer una gran oportunidad."







Heiss: "Y si usted juega bien sus cartas, general Hugo, podría cumplir uno de sus sueños... ¿O acaso seguirá afirmando que existe alguna razón por la que deba alargarse más esta guerra?"



Hugo: "La brigada de Rosch moverá pieza primero. Desplegaremos cuatro taumáquinas a la fortaleza."



Fennel: "¡Ah, datos! Esos bellos cristales de potencial y promesas..."

No podía marcharse sin recordarnos de nuevo que es un pirado.





























Y así es... Con esto concluye el primer capítulo. Irónicamente, diría que es más corto que el prólogo... ¡pero en fin! ¡Hasta la próxima ocasión!

Capítulo 1 (parte 3): AHT

ÍNDICE

FORO

Capítulo 2 (parte 1): EN LA GRAN LLANURA