Prólogo: A la mina de los caídos.





Dejábamos a Stocke con una decisión ardua: ¿unirse a la nueva brigada de su mejor amigo o permanecer fiel a su mentor y continuar siendo un espía? El pueblo ha hablado, y será con Rosch con quien nos aliaremos... Por ahora. Más adelante tendremos que regresar a este momento.



Debo decir que en mi primera partida empecé tomando la elección opuesta: eso de dejar a la gente con la que trabajas en la estacada para unirte a otros no me gusta mucho. Y Heiss me parece majo a su manera.







: "Para serte sincero, no estaba muy seguro de poder entrenar solo a todos estos novatos. Me alegro de tenerte a bordo. Voy a informar al teniente general Raúl de tu decisión, para que pueda empezar con todo el papeleo y esas cosas."

No sé, Rosch, si lo que necesitas es a alguien que te ayude a instruir deberías pensar una persona menos borde y que posea aptitudes sociales; alguien que no se sienta traumatizado por la mera idea de que sus subalternos puedan estar en peligro. Peeeeero...











"El salvador, Noah, liberó Alistel del yugo de Granorg a los dieciséis años. Sigue venerado como un santo setenta años más tarde, aunque no haga apariciones públicas. El general Hugo sirve de portavoz cuando el Profeta tiene que proclamar algo. Sus palabras se anuncian en una parte del castillo de Alistel conocida como la plaza de Noah. El pueblo no tiene permitida la entrada salvo en ocasiones como esta."

(Es una plaza a la que el jugador no tiene acceso ni se ve ningún camino que pueda llevar hasta ahí, aunque sea con una puerta cerrada de por medio, aunque se parece sospechosamente a la calle de la segunda puerta).



















Hugo: "¡Píos creyentes de la luz! Hoy os revelaré el mensaje que me ha confiado el profeta Noah!"



(A veces pienso que esto es ridículo y exagerado. Luego recuerdo el balcón del Vaticano y se me pasa).



Hugo: "'Es el momento donde la nieve derretida regará suelo arenoso'."







Hugo: "Si existe alguien que anhele la paz, la nieve se derretirá y los desiertos quedarán saciados. En verdad os digo que la nieve derretida sois vosotros, el pueblo."



Populacho: ¡N-no creas que nos haces sentir halagados, b-baka!



Hugo: "Descenderéis sobre la mancillada tierra de Granorg y la purificaréis. Tal es el mayor y más ferviente deseo de nuestro adorado Profeta."







Populacho: ¡Qué conveniente! ¡Cuentanos más!



Hugo: "Supurando en su centro está la maldad coronada..."



Populacho: ¡Hemos descifrado las crípticas palabras del Profeta! ¡Somos listísimos!







Hugo: "Ha visto a los hijos de la nieve derretida librar el continente de semejante corrupción. Sabe que la fuerza de cada uno de los hijos de Alistel hará de esta cruzada un éxito."



Populacho: "¡Libraremos a Granorg de las garras de la reina Protea! ¡Si el profeta Noah quiere que nos alcemos victoriosos sobre Granorg, eso es lo que haremos!"



Hugo: "¡Que la pureza de las aguas de la nieve derretida purgue el mal de este mundo!"







En esta escena es inevitable empatizar con Palomides y los otros enemigos que se meten con los alistinos por creer en Noah. Aunque imagino que esa es la idea.



Populacho: ¿Pero entonces es una metáfora o no? ¡Tu adoctrinamiento es confuso!

Hugo: "¡En el santo nombre del profeta Noah, nuestra salvación comienza ahora!"



Populacho: "¡Gloria a Alistel! ¡Por la cruzara purificadora!"



Que el general esté mirando el discurso por la ventana deja claro que la dichosa plaza está DETRÁS del palacio, quizá en un patio interior.



¿?: "Pronto tendremos la oficina de reclutamiento a rebosar de gente."

¿?: Aunque pensándolo bien, a mí me sigue gustando más mi plan de captar borrachos en la taberna.



¿?: "Pero como se descuide, algún día descubrirá que..."

(Creo que esto es un fallo, debería ser "se descubrirá que", me parece).











Rosch: Mirando por la ventana y todo eso.















: "Ha dicho que no le importaba... Esto... que estaría encantado de formar parte de mi brigada."



Stocke, la euforia personificada.



Raúl: "No tienes que comportarte de forma distinta delante de mí. Nos hará la vida más fácil a los dos. Además, sé que ese no es tu estilo. Y si continúas ascendiendo de rango como hasta ahora, tendrás que demostrar madera de líder."







: "En fin... El caso es que a partir de ahora Stocke será mi ayudante."



Raúl: Aunque la secretaria de allí me da un poco de mal rollo, me dijo no sé qué de fusionar a dos encargados de la limpieza.



: "Al fin y al cabo, le estamos quitando a Stocke justo delante de sus narices..."



Hugo: "Pero el ejército necesita oficiales con experiencia. Y su Servicio de Inteligencia no tiene reconocimiento oficial, y mucho menos poder de veto."



: Se aprovechó de que una de las cuatro oficinas de este edificio estuviera vacía, el muy caradura.



Raúl: "Además, Stocke formaba parte del ejército un año antes de que Heiss fundara Inteligencia. Sobre el papel es un servicio extraoficial, por lo que Stocke sigue siendo un soldado. Visto así, es normal que queramos recuperarlo. No hay motivo para que Heiss acapare a los mejores talentos para sus oscuros proyectos. Aunque admito que han salvado a Alistel más de una vez..."

(La explicación sobre las condiciones de trabajo de Stocke me convence mucho. Está claro que si montas un servicio de espías no lo vas a declarar en los documentos como "DEPARTAMENTO DE ESPIONAJE, ASESINATO Y OTROS ASUNTOS TURBIOS", lo típico es decir que es alguna clase de servicio extra sin concretar. Pero en este caso ese secretismo se le vuelve en contra a Heiss).



: "Pero por muy oficial que sea, ¿crees que Heiss aceptará una decisión así como si nada?"



Eso es lo que debería preocuparos.



Raúl: "Ya encontrará otra manera menos directa de ajustar cuentas... Era eso lo que esperabas, ¿no?"



: Espero que no le de por sacarme un ojo con su nariz o algo.



Raúl: "Tú... ve con cuidado."







Raúl: "El cuartel general ha dado la orden para que tu brigada se ponga en movimiento."



: "¿Comprenden que está compuesta por primerizos? Son civiles, y ninguno había empuñado un arma hasta ahora."

Hugo: "Tranquilo, lo saben perfectamente."



: "Menos mal... Con Stocke de nuestro lado, seguro que todo saldrá bien."

Joder, ser Stocke debe suponer un nivel de presión acojonante.



Raúl: ¡Delegar responsabilidades! ¡Esa es la actitud! ¡Apuntas maneras de líder! ¡Toma un ascenso!







Raúl: "Parece que nos tocará a nosotros ser la nieve derretida, Rosch..."















Populacho: ¡YO SOY ALISTINO-ALISTINO-ALISTINO!



Raúl: Y esta vez no estarán escritas en servilletas de la taberna.







: "Ese es mi trabajo."

Técnicamente, tu trabajo es utilizarlos para mantener a salvo a los civiles, pero este es también un bonito propósito adicional.



Raúl: "Y ahora, será mejor que entremos en los pormenores de tu misión..."



: "No tiene nada que ver con Inteligencia. Y estaremos a las órdenes de Stocke..."



: "La orden ha llegado del ejército, así que esto es obra del general Hugo o del teniente general Raúl."



: "¿No te parece una manera un poco liosa de hacer las cosas?"



: "Me da pena por Heiss, pero habrá que hacerlo lo mejor que podamos en esta nueva brigada."







: "Es amigo tuyo, ¿no, Stocke?"



: Pero no penséis que me ha enchufado él ni nada por el estilo, nuestra amistad no ha tenido absolutamente nada que ver en esto. Ni por asomo.



















: "¡Ooh! ¡Tú eres el nuevo capitán!"







: Salvo cuando estoy delante de R... No, eso no tiene nada que ver.







: "Os informo que nos han ordenado partir ahora mismo. Nos dirigiremos a la mina de los caídos en las montañas del oeste."







: "Es una posición estratégica que cruza el interior de la montaña hasta territorio granorita. Y parece que la han invadido. Nuestro objetivo es expulsar a las fuerzas enemigas de la mina. "

: "Pero la entrada debería estar sellada."

: "Y lo estaba. Pero por lo visto han reventado la entrada."







: "Si Granorg pretende atacarnos, primero tendrá que reconquistar la fortaleza. Pero eso no se hace de un día para otro. Está bien fortificada y requiere mucha planificación. Así que han pensado en tomar una ruta alternativa por la mina de los caídos."



: "Por cierto, ¿quién va contigo?"



Esto de primerizos me suena como si todos estuvieran a punto de parir por primera vez.



No, Rosch. Se supone que TÚ eres su líder.











: "Lo fui conociendo con el tiempo y al final terminé por hablarle de ti."



Kiel: "Pero el capitán me dijo que conocía a alguien mucho mejor con la espada..."



: Y lo digo con total modestia, que conste.



Kiel: "¡Entrenaré incansablemente hasta convertirme en alguien tan diestro como usted, sargento!"



: "No eres tan siniestro como creías."



: (Mi fachada de espía misterioso a la basura. Gracias, Rosch).



: "Es un placer conocerte, Kiel."







: ¿Placer? ¿Técnica con la espada? ¿De qué estamos hablando exactamente?

: ¡Raynie!







Kiel: "¡Por supuesto, señor! ¡Sería un gran honor, sargento!"



: "Basta con Stocke."



Kiel: "¡Debo llamarle sargento, sargento!"



: ¿ME ESTÁS NOMBRANDO SARGENTO?



: "Ninguno tiene experiencia en un combate real, y me urge tener a gente curtida al frente."







: Además, me gusta dar palizas a granoritas, me sentiré como en casa.



: "El pelotón de Kiel nos cubrirá las espaldas. Pero no solo eso. También espero poder darles la oportunidad de veros en acción."







: "Oh, respecto al equipo... El ejército no nos dota de nada. Tendremos que buscarnos la vida."



: Veo que son igual de rácanos y chapuceros en todos los departamentos.



: "Pásate por la tienda de armas y compra todo lo que consideres más indispensable. Deberíamos empezar a irnos."







: "(Una mina...)."











: Bueno, ya que me han desplazado de sección, qué menos que visitar a mi antiguo jefe y explicarle por qué me he ido. ¿Servirá lo de "Es que me lo ha pedido un colega muy pesado"?



: Oh. Al menos esto me ahorra inventarme una excusa.







: ¿Será por la conversación del otro día?











"La guerra eterna entre Alistel... y Granorg... Hasta los de Recursos Humanos estamos dejándonos la piel en la sombra. Es una batalla para asegurarnos los mejores alistamientos. ¡No perderemos contra Granorg! ¿Conoces el país de Cygnus?"



: "Oficialmente son neutrales, pero han prestado sus servicios tanto a Alistel como a Granorg."



"Pero creo que si no hacemos las cosas bien en este punto, nos complicará los planes futuros. ¡Y aquí es donde entras tú! ¡Nos ayudarás a reclutar a unos cuantos mercenarios?"



: Me gusta como suena.



"Ahora mismo tenemos a varios mercenarios hospedados en la posada. Es nuestra oportunidad. Ve a ver qué piensan sobre esto."



: Pues aquí estamos.







: No queráis cabrearme.



Mercenario: "Pero no sé qué hacer. Da miedo pensar en el poder de Granorg. Arriesgamos la vida por pasta. Doy por hecho que el bando más débil nos pagará mejor."











: ¡Sí! ¡Y si no os unís a Alistel voy a ahorrarme trabajo liquidandoos ahora en vez de esperar a que os contrate Granorg!











Mercenario: Tu análisis de la situación ha sido propio de un psicópata, pero sin dejar la lógica de lado.



Mercenario: Y no es porque me acojone la idea de ser tu enemigo, no señor.







: Poner cosas puntiagudas en la frente de la gente siempre funciona para convencerles, eso es lo que aprendí en Inteligencia.



"Uno de ellos ha pedido que le enviáramos un "hola" al soldado de rojo de su parte. Tampoco han pedido mucho dinero. ¿Qué les has contado?"

: Casi no me ha dado tiempo a contarles nada, pero estaba a punto de explicarles por qué visto de rojo.









: Pagáis mucho mejor por esto que por pertenecer al ejército en sí, debo decir.







: Bueno, gracias a esto puedo comprar una nueva lanza para Raynie.

: ¿Sólo para ella? ¡Yo también uso lanzas!

: Tú tienes un brazo asesino, no me preocupas demasiado.



: Allá vamos, ¡a la mina de los caídos!



Ahora tenemos a Rosch en el grupo... Pero vemos que está tres niveles por encima de todos los demás, así que no vamos a utilizarle por el momento.



Por las colinas de Lazvil encontramos barriles como este en bastantes sitios.



Podemos arrastrarlos, pero no sirve para absolutamente nada. Al menos, de momento.



"Es demasiado arriesgado cruzarlo hasta que se refuerce.

: ... ¡Mecachis! ¡Ya se podía haber derrumbado mientras lo cruzaban Palomides y Dias!



Si seguimos adelante vemos nuevos enemigos, a este le hemos aturdido a espadazos.



El lagarto arbóreo, llamado así por su costumbre de zamparse árboles enteros (supongo), ocupa dos casillas él solo. Me gustan esta clase de enemigos porque a veces puedes lanzarlos sobre otros dos y ahorrarte un turno.



Resiste un poco más de lo normal, pero no es una amenaza.



Stocke aprende un nuevo hechizo, el que ya tiene Marco. Aunque uno no suele usar al protagonista de un juego para curar, siempre me gusta cuando pueden hacerlo. Esto lo tiene en común con Cecil y Lightning de Final Fantasy. Stocke es muy polifacético, aprende de todo.



: Hay que dar un rodeo, pero esto parece más seguro que el otro puente que cruza el río.







Por aquí empezamos a ver objetos bloqueados por esta clase de rocas, que no podemos mover.







Bueno, y no sólo objetos.



¿Y ese tipo?







No tiene armas, pero sí una buena selección de consumibles. Pese a todo, los monstruos de esta zona son superfáciles, así que no voy a comprarle nada por el momento. Me las arreglaré con lo que vaya encontrando.



Este objeto tampoco lo podemos alcanzar.



Y aquí está el otro lado del puente. Hemos dado un buen rodeo.



Cruzamos la zona y entramos en la famosa mina de los caídos.











Confidente: "Tengo órdenes de informarles sobre la situación en la mina de los caídos."







Confidente: "Se trata del conde Selvan y sus tropas."







: "¿No es ese reconocido estratega que asiste a Dias en sus misiones encubiertas? Estamos ante un pez mucho más gordo de lo que creíamos... No podemos fallar de ninguna de las maneras o nos meteremos en un lío bien gordo."











Pero vamos a ver. El problema es que han entrado porque han usado explosivos para desbloquear la entrada, ¿no? ¡Si ahora vuelve a estar bloqueada, ya no hay problema! ¡Misión cumplida! ¡Vámonos a casa!



¡Eso es precisamente lo que ha hecho el enemigo!



Ains...



Confidente: "Esta es toda la información que tengo. Podrán obtener más detalles preguntando a los soldados de más adelante. Tengo otra misión que cumplir, así que, si me perdonan..."



: "Tenemos que empezar a movernos antes que el enemigo, pero ahora resulta que no podemos entrar."



¡Que no es un problema!



Vale, entiendo que ellos podrían abrir la entrada desde el otro lado y estaréis en las mismas cuando lleguen, así que queréis la iniciativa... Pero sigo pensando que es un tanto absurdo que vengáis porque os avisan de que la mina está desbloqueada y al llegar os parezca un problema que vuelva a estar bloqueada.























: "Aunque enviáramos a alguien y lograra hacerse con los explosivos, se haría tardísimo."

: Sí, y a mí me gusta acostarme temprano.

: ...







Kiel: "Una sola de ellas podría apartar esas rocas como si nada."



: ¿Enviar armamento militar para proteger el punto por el que planea atacar el enemigo? ¡Por supuesto que no, Kiel! ¡Eso sería INTELIGENTE!



Kiel: "Yo, eh... Me encantaría montar sobre una taumáquina, aunque solo fuera una vez en mi vida..."



: "Pero tenemos que centrarnos en el problema actual. Ni siquiera mi brazo mecánico serviría..."



Kiel: "Si pretenden alcanzar nuestro territorio, primero tendrán que pasar por esta zona, ¿no?"

Eh, mira, otra idea razonable. Muy mal, Kiel, así nunca ascenderás entre los oficiales de Alistel.























Ya sabéis cómo va la cosa, ¿no? Las decisiones de Stocke son las vuestras, no las mías. Para que pueda avanzar la partida, dejadme vuestra preferencia a este respecto en el FORO.

Prólogo (parte 2): POSTRERA COYUNTURA

ÍNDICE

FORO

Prólogo (parte 4): ENCUENTRO CLANDESTINO