Prólogo: SUBTERRÁNEA REYERTA.





Esta es la decisión de Stocke, que en el capítulo anterior había de elegir entre esperar al informante o ir en su busca a las minas.



: "Podría no reconocernos como sus contactos si nos lo encontráramos en las minas. No debe confundirse y pensar que somos el enemigo."

Y lo dice tan convencido después de haber estado dudando, callándose los puntos en contra que sin duda le ve a esperar.



: "¡Pues nada, toca esperar!"











No puedo evitar ponerme de parte de Marco cada vez que discuten, Raynie no es nada razonable.















Condifente: "No pensé que tardaría tanto, pero me topé con algún que otro problemilla de camino hacia aquí. ¿No nos habíamos visto antes?..."



: Dices eso, pero antes has sonado como si nos hubieras hecho esperar a propósito para poner a prueba nuestra disciplina. No quiero jueguecitos de Heiss. En cuanto a lo de habernos visto...







Confidente: "Tengo malas noticias. Granorg ha tomado la fortaleza de arena."



: "... Bueno, ¿y si cruzamos las minas? Dicen que hay un pasadizo secreto que va a través de ellas..."

(Pronto veremos lo irónico que resulta que sea Raynie quien lo sugiere).



Confidente: "El ejército de Granorg pretende invadirlas dentro de poco. Están actuando en dos frentes. Es el inicio de un ataque a gran escala."







: Habla bien, Raynie...

: "¿Cómo llegaremos a Granorg si su ejército está apostado en ambas rutas?"



Confidente: "Tanto la fortaleza como las minas son muy peligrosas. Pero si hay que escoger entre una batalla ya concluida y otra que aún tiene que ir a peor... Id por la fortaleza. No debería haber muchos guardias. Palómides de los Caballeros de Dias ya ha abandonado el lugar. Eso juega mucho a vuestro favor."

: Eso si es que no nos lo encontramos de camino a la fortaleza.







Confidente: "Solo que tenéis que escabulliros hasta el otro lado. Sois agentes de Inteligencia. Seguro que no os costará nada."



: "Entendido. Tienes razón, la fortaleza de arena es nuestra mejor opción. Desde allí iremos hacia Granorg. Házselo saber a Heiss."



Confidente: "Una vez que entréis en Granorg, otro de nuestros agentes os hará saber vuestra misión. Suerte. Y tened cuidado."

: Aunque es una pena que no existan los barcos y sólo tengamos dos alternativas posibles para ir al país de al lado.



Una batalla después, Stocke aprende el equivalente a Esna de este juego.







: Alguien pidiendo ayuda desesperadamente, yo lo he oído bien clarito.







: ¿Y decías que yo hablaba mal, Marc?







Mercader: Siempre supe que mi tacañería supondría mi propia muerte...



Mercader: ¡La misma tacañería es la que me impide dar algo gratis!



Bram: "Y ahora, tío listo, adivina qué quiere qu'hagamos con los héroes tó moñas como tú."

: ¿Pero qué dice ese hombre?



¿?: "¿Le damos matarile y fiesta?"



: Sospecho que la vulgaridad de su lenguaje le está hiriendo físicamente. Es una técnica que ni siquiera yo podría desarrollar.



: ¡Mis oídos no pueden soportar esto más tiempo!











Bram: "¡Ja! ¡Fijo! ¡Muestras la nariz justo pa darle más intríngulis al asunto!"







¿?: "V-Vale, está decidío... ¡Te cubro las espaldas, Bram!"



: Perdona, pero eso que acabas de decir es bastante... ¿cómo lo dirías tú? Moñas.

Bram: ¡ESO NO ME LO DICES EN LA CALLE, FLIPAO!

: Ehm...







Bram: ¿Pero qué pollas haces apuntando a mi shurmano con una percha, rejacuajo?







: Enseguida lo verás. Ya que sois tan buenos amiguitos, os vamos a hacer picadillo a ambos simutáneamente.

Bram: ¿Simulqué? ¡Deja de medir el suelo y amos a darnos de hostias, ni pollas!



Bram: ¡Cagoenlaleche! ¡Deja de zarandearnos palante y patrás!

: Admito que es más duro de lo que esperaba.

Bram: Joder, pos caro, ¡si estoy mazaísimo!



: En ese caso, dejad que nuestra compañera os muestre sus... "encantos".

Bram: ¡LAVIN QUE LAMBREAZO!



(Aquí veis un poco el resumen de la estrategia: Marco los atrae a la fila delantera, Raynie aumenta mucho el nivel con nuestro conjuro favorito y Stocke lanza su ataque más fuerte llegando nada menos que a nivel 8. Ni nuestro ciclado amigo puede resistirlo).



Bram: "No m'imaginaba recibir candela fina así tan de sopetón. ¡Qué ful! Tú, rojeras, ¿te llamabas?"



Pero usa un nombre falso, alma de cántaro, que vas de incógnito al país enemigo. Espadachines de rojo que salvan a los bandidos y tienen nombre de arma son fáciles de recordar.



¿Ves?

Bram: "¡Hertz, pirémonos! Pero ¡en el próximo fregao les daremos pal pelo, ¿sabes cómo te digo?"







Raynie es la única reaccionando de forma normal a todo esto.



: "Qué parejita más molesta. Aunque al menos hemos acabado el trabajo."











Tarquin: "Iba de camino a la mina de los caídos y, gracias a vosotros, lograré llegar de una pieza."







¿Pero qué pasa con los secretos militares en este país?

Tarquin: "Por eso querían mis explosivos."







Tarquin: "Es lo mínimo que puedo hacer por lo que has hecho. Quién sabe, puede que algún día te sea de utilidad."







: Raynie, por los dioses.















Este es el último mensaje que uno espera ver aparecer junto con una musiquita de victoria en un juego de gráficos monos.







: "Ya, todo el mundo es algo torpe en una cosa u otra."



: "¡No es que no PUDIERA hacerlo! ¡¿Te enteras?!"



Tarquin: "En fin, amigos míos, yo también tendría que ponerme en camino. Me despido de vosotros. Oh, por cierto, llevo mi negocio en el pueblo desértico de Skala. Si alguna vez os pasáis por allí, pasad a saludarme, ¿vale?"



: Lo tendremos en cuenta si hacemos "Skala" allí, jejejé.











: "(¿Me quedo en esta historia o quizá debería partir a comprobar si todo ha ido bien en la otra? Tengo que decidirme pronto)."



Dado que ayudar a Rosh fue vuestra elección primaria, será a lo que demos preferencia.



Nos saltamos toda la conversación y elegimos la opción de esperarle.







: "¡Kiel! ¡Ordena a algunos hombres que barran todo el perímetro! El mercader debería estar cerca, pero es muy probable que se haya perdido."



Kiel: "¡Pero no veo cómo limpiar el suelo va a ayudarnos a orientar al comerciante, señor!"

Un rato después...







: "¡Ahora podremos entrar!"







"Retrocedan y pónganse a cubierto. ¿Permiso para detonar, capitán?"

Es divertido sacar de contexto esa última frase y pensar que es un soldado kamikaze.



*BOOOOM*



: "(Eso quiere decir que la historia está un paso más cerca de la ruta correcta. Pero eso no significa que no intente alterarla de nuevo... De ser así... Voy a tener que usar el mismo truco para sortear sus intrigas)."



: "Tenemos motivos para creer que las fuerzas de Granorg se han infiltrado en esta mina. Nuestro trabajo es encontrarlas y aniquilarlas."







: "Pero no bajéis la guardia. Esta será vuestra primera batalla."



Uuuuuh, qué grimilla dan.







Soldados: "¡Los purificaremos enseguida! ¡Larga vida al profeta Noah! ¡Larga vida al general Hugo! ¡Larga vida a Alistel!"



: "(Es en momentos así cuando más me cuestiono las palabras del profeta Noah...)."







La carga de no tener el cerebro lavado del todo, que es muy pesada.



: "Que nadie se separe del grupo ni un milímetro mientras estemos dentro de la mina. ¡Bajo ninguna circunstancia deberéis ir por vuestra cuenta! Dejaremos un destacamento aquí para vigilar la entrada. Tendría que detener al enemigo a cualquier precio si lograra llegar hasta este punto. Eso era lo que tenía que decir. ¿Tienes algo que añadir, Stock?"



*Stocke revisa el libro que compró antes de salir de Alistel: "Cómo hacerte popular en medio de un montón de soldados".*



: "Que todos vosotros regreséis a casa sanos y salvos. No cometáis imprudencias. Confiad en vuestro capitán y dad lo máximo de vosotros mismos. Hacedlo, y ni Rosch ni yo permitiremos que nadie muera. ¡Regresad con vuestras familias con una victoria bajo el brazo!"







: "¡Que el profeta Noah os guíe!"

(Rosch, viendo peligrar su popularidad, recurre a la religión que tantos recelos le causa para volver a ganarse a las tropas).



Gracias al lavado de cerebro, su maniobra resulta un éxito.







Pero como podemos viajar en el tiempo y acabo de recordar estos barriles, dejamos las minas un rato y nos volvemos al principio de esta línea temporal.



Ahora se nos ofrecen las opciones de cebar y detonar a distancia las bombas. El funcionamiento es sencillo, ni siquiera hay límite de tiempo, pero es recomendable alejarse porque la explosión daña tu vitalidad.



Vamos por el camino que vimos bloqueado al principio de la expedición...



Pero otras rocas lo bloquean más abajo y aquí no hay barriles, así que es un punto muerto de momento.















Y estos son todos los tesoros que recuerdo haber visto fuera de nuestro alcance.



"¡Me escondí aquí cuando Granorg atacó, ¡y entonces va la lluvia y provoca un corrimiento de lodo! ¡Llevo atrapado desde entonces! ¡Gracias por salvarme la vida!"



: ¿Un pergamino con dibujitos de un hombre moviendo una espada? Extraño agradecimiento.







De vuelta a las minas...











: "No... no es nada... Pero ¡venga, vamos! ¡Tenemos que darnos de tortas con el enemigo cuanto antes!"

: Ese tal Bram es una mala influencia.







: "Pero no malgastéis mucha energía, o no os quedará para los enemigos de verdad. Oh, ¡y Kiel! Tu danza de las espadas está muy bien, pero no para el combate. No te confíes demasiado."















Aquí tenemos a los famosos trasgos. Sé que ya probamos la emboscada, pero el hecho de que haya que enfrentarse a la fauna de la cueva (incluyendo escaramuzas con pequeños guerrilleros humanoides como estos) hace que la opción de emboscarles siga pareciendo más lógica.



Evidentemente no, o todos estaríamos espachurrados.



:











Unas batallas después, Raynie aprende un ataque físico que envenena y Marco, aunque Rosch lo tape (no recordaba que pudiera ganar experiencia sin entrar en batalla) un hechizo que aumenta el poder mágico de un camarada.



La mina está llena de rocas y barriles que nos permiten romperlas para pasar... Pero no es una roca lo que estoy haciendo explotar aquí, sino un trasgo. Una opción interesante, aunque algo inútil, esta forma de matarlos no nos dará experiencia.



Y aquí tenemos el ataque inverso a golpe siniestro, que me alegro mucho de tener, ya que poder empujar los enemigos hacia una sola dirección nos limita bastante a nivel estratégico.



Además, como Rosch ya ha quedado un nivel por debajo del resto, lo introducimos en lugar de Raynie.







Este es el mensaje que nos sale si tratamos de golpear con una espada a esos minerales que sobresalen en ciertos puntos de las cuevas.



Rosch se especializa en atacar a varios enemigos simultáneamente. Tiene este ataque para golpear a toda una fila.



(Sí, había empujado al dinosaurio a la izquierda para que también recibiera candel... Agh, maldito Bram).



Y enseguida aprende este otro movimiento, que es similar pero atacando a toda una columna.











Y dinosaurios, y serpientes subterráneas que no aprecen tener cabeza ni cola, y...















: "Estabas mucho más animada cuando salimos de Alistel."



: "¿Eh? ... ¡Oh, no! Es que estoy algo decepcionada. ¡Creía que en el ejército vería más acción! ¡Que participaría en una gran batalla! Pero lo único que hacemos es deambular por una mina medio en ruinas... Supongo que no me imaginaba que volvería otra vez a un lugar así..."



: "¿Otra vez? ¿Habías participado antes en una misión parecida?"















: (Salvada por la campana).



*De repente, el suelo comenzó a temblar con violencia.*



















: Perdón, estaba aprovechando para recuperar maná, ¿decías algo?



*Un derrumbamiento después...*



: "¡¿Estáis todos bien?! ¡Gritad si podéis oírme!"











"¡Capitán! ¿Qué hacemos ahora?"











: "¡Despejad este túnel como podáis cuando os reunáis con los demás! ¡Ya nos reagruparemos!"











Derrumbamientos, separando grupos convenientemente desde 1998.



















Raynie, la mejor confidente del Servicio de Inteligencia.











: "Kiel, ¿estás bien?"











Tampoco podía antes de que VOSOTROS lo desbloquearais.

Kiel: "Y el camino que tenemos delante es bastante recto. Solo pueden estar en un sitio."







Kiel: "Ya había estado en la mina de los caídos, así que conozco más o menos su disposición."



No, desde luego mucha pinta de minero no tiene. Aunque quizá es de la clase de detalles que debería mencionar antes en una misión así.

: "¿Así que crees que nos veremos con ellos si seguimos por este camino?"







: "Kiel... Debo decirte que es muy probable que tengamos que luchar contra ellos nosotros solos. Nunca te ordenaría que fueras al frente, claro. Nos ayudarás desde la retaguardia. Pero esta será una situación muy desafortunada para ser tu primera batalla real. ¿Crees que estás preparado? Si no estás totalmente seguro..."







Kiel: "Puede que no sea tan diestro como usted o el sargento, pero ¡haré todo lo que pueda!"



: "En ese caso, sigamos adelante."







Aquí vemos "Temblor" en acción, junto con las... sanguijuelas que no aparentan tener ni pies ni cabeza y se limitan a girar a través del suelo interminablemente.



Y así Stocke aprende su primer conjuro ofensivo.















Kiel: "Nosotros también hemos usado explosivos para entrar por el otro lado... Pero el derrumbe ha ocurrido mucho más cerca de aquí."

¿Así que la mina estaba sellada por AMBOS lados? Joder, los trasgos no podían ni salir ni asaltar a quien tratara de atravesar el túnel, me van a acabar dando pena y todo.



: "¡¿Que casi quedamos enterrados vivos por su culpa?!"







Jajajajaja.







: "¿Alguna idea, Stocke?"



: Hace poco me enseñaron a poner bombas y estaba deseando hacer reventar a alguien.



: "¡¿Qué?! Entonces, ¡sí que acabaríamos todos bajo tierra!"



Kiel: "Los explosivos de ahí no son demasiado potentes. Al menos no lo suficiente como para echar abajo este lado. Pero hasta una pequeña explosión puede ser un arma muy poderosa."















: "Ya tenemos un plan, entonces."



: "Creo que ahora entiendo por qué este tío es el mejor amigo de Stocke..."



















: "No pasa nada, es normal. ¡Pega un buen grito desde lo más hondo de tu estómago y ya verás qué rápido te pones a tono! Y ahora, ¡vamos!"

: ¡¿No era usted el que nos pedía silencio?!



: "(El resto depende de ti, Rosch)."



: "¡Tomad! ¡Comeos esto!"



*BOOOOOOOM*



"¡¿Es el ejército de Alistel?! ¡Mierda! ¡¿Cómo puede ser?! ¡Han activado los explosivos!"







"¡Malditos seáis, perros alistinos!"















El lugar rojo.



Esta batalla plantea un... No diré problema. Pero sí es cierto que algunos de los enemigos son más rápidos que otros, lo que hace que sus turnos se intercalen con los nuestros y no pueda hacer combos con los tres sin exponerme bastante. Son tantos que ni siquiera puedo intercambiar los turnos cómodamente.



Aquí me estoy aprovechando del hecho de que, aunque Raynie sólo alcanza a un objetivo con su hechizo, el efecto multiplicador del combo afectará a todos los enemigos del rango de Rosch.







La misma estrategia de antes, pero aplicándola a la columna de atrás, ya que los arqueros me están molestando bastante (los que son más rápidos y se intercalan son ellos).



La cosa parece estar un poco mal, pero lo cierto es que la mayoría del daño ya me lo habían hecho por el camino, y el gasto de maná también viene por las batallas con los trasgos. Raynie es la que más ha recibido con diferencia.



Y... Realmente no tuvo mucho misterio, sabiendo cómo acumularles daño.











Kiel: "Pero jamás hubiera podido sacar adelante un plan tan temerario sin la ayuda de ustedes dos.



















: ¿No lo veis cortado en pedacitos por el suelo?



: "Bien hecho, chicos. Nuestra primera misión no podría haber salido mejor. Solo queda una cosa por hacer... Me ordenaron sellar la entrada, pero..."







: "¿No podríamos volver el plan de Granorg en su contra y montar una contraofensiva?"







: "No te lo recomiendo... Están esperando a que hagamos un movimiento así."



Chico, si lo miras con esa perspectiva lo más sensato sería rendirse y dar la guerra por perdida desde el principio.

: "Además, este paso es demasiado estrecho. No podrían enviar el cuerpo del ejército por aquí. ... Muy bien, sellaremos este lugar tal y como se nos ordenó. Con esto bastará."





Otra opción sería montar una reacción en cadena que derrumbara TODA la mina, ya que parece estar a punto de hundirse entera igualmente. Aunque supongo que a los jefes de Alistel no les iba a hacer mucha gracia.







Kiel: "¿De verdad hemos ganado?"



"Pero lo importante es que no ha habido ni una baja. ¡Deberíamos estar más que contentos!"

No te digo, como que lo único que habéis hecho ha sido mover piedras.



Kiel: "Pero nuestros superiores han sido quienes han hecho todo el trabajo duro..."



: "Aunque confiaba en que todo saliera bien, por dentro me preparaba para lo peor. No podría haber esperado un resultado mejor que este."

Sí, pero si lo importante era que ganaran un poco de experiencia antes de enfrentarse a misiones más complicadas, esto no ha servido de nada en absoluto y tendrán más posibilidades de morir la próxima vez que se enfrenten a un reto que será más difícil. Es de estas raras veces donde la lógica RPG y la real convergen.







: "En cuanto lleguemos a Alistel os haré entrenar sin descanso. ¡Correréis durante tanto tiempo que desearéis haber muerto hoy! ¡Ya podéis prepararos!"

: ¿Entrenamiento para huir más rápido? Sí, van a necesitarlo.















Kiel: "Lo que dijo antes, aquello de que no iba a permitir que ninguno de nosotros muriera. Significó mucho para mí. ¡Muchísimas gracias por todo!"



: Agradeceselo también a los granoritas, si no hubiesen provocado el desplome seguro que alguien habría muerto.







: "Volvamos a Alistel."







: "Puedes adelantarte, Stocke."







: "Creo que nos acostumbraremos a esto, aunque ya no formemos parte de Inteligencia."



: "Me he quedado de piedra cuando me lo han dicho."



: "Ese no ha sido el único motivo por el que te has puesto así, ¿no, Raynie?"







: "Nuestro grupo de mercenarios cayó en una mina como esta..."







: "¡V-Vámonos!"



: "Quién iba a decirnos que íbamos a pasar por otro derrumbamiento."







Esta escena se hace un poco rara yendo justo tras la anterior, cuando Raynie se negaba a mencionar su trauma.







Y también se empeñan en dejar claro lo inútiles que son estos dos para guardar secretos. ¿Qué se suponía que hacían en Inteligencia? ...Aunque ahora ya sé por qué todo el mundo parece saber todos los planes secretos.



: "El grupo de mercenarios al que pertenecíamos fue devastado por un derrumbamiento..."



: "De repente, apareció una horda de monstruos y tuvimos que luchar contra ellos. Uno de los monstruos rompió la viga que aguantaba el techo y... No creo que haga falta continuar, ¿verdad?"



: "Me sorprende que sobrevivierais."







: "Fue entonces cuando Heiss nos propuso unirnos a Inteligencia."















: "¿De qué se trata?"



: "Pero estoy segurísima de que el monstruo se dirigió concretamente a destruir la viga de soporte. Marc y yo estábamos a su merced y nos ignoró del todo. Marc cree que son imaginaciones mías, claro."



: "Y uno que se matara causando un derrumbamiento indicaría todo lo contrario. ¿Cómo explicarías eso?"



Al paso que vais en Alistel con el profeta Noah y el tema de las bombas, no tardaréis en ver personas haciendo cosas muuuuy parecidas.



: "Fue solo tu imaginación, Raynie. Y si no... eso solo quiere decir que tuvimos mala suerte."







: "Te estoy diciendo que iba en línea recta hacia la viga de soporte."



: "Lo mejor será que lo olvidéis."











: "Es verdad. No cambiará nada por mucho que pensemos en ello. Venga, ¡ya basta de hablar! ¡Arreando, que es gerundio!"

Independientemente de que sea un poco extraño que Raynie cambie de opinión sobre sus ganas de hablar del tema tan alegremente (puede que salir de la mina con vida haya ayudado), la verdad es que me gusta bastante cómo está tratado el tema de su temor a las cuevas. No es raro en el género fantástico dar una peculiaridad de este tipo para diferenciar a un personaje (miedo a montar a caballo, a ir en barco...), pero quedar enterrado vivo es una experiencia realmente traumática y lo hace totalmente comprensible. Además, es interesante ver cómo afecta de forma diferente a Raynie y a Marco; este último manifestando todo el rato su preocupación por ella, sabiendo lo que la afectó, pero no atreviéndose a decir nada delante de los otros... porque sabe que a ella no le haría gracia. Realmente esta parte me parece bien hecha.

FFIV hace algo parecido con el miedo al fuego, aunque lo tratan todo en un tris y de forma más plana. Pero claro, era otra época, no había sitio para cascadas de texto como las que tenemos ahí encima.



Lippti: "Has emprendido el sendero del soldado. No será un periplo sencillo. Pero cuando flaqueen tus fuerzas, mira a tu alrededor. Siempre habrá gente que estará dispuesta a prestarte su ayuda. Y ahora, añadamos un nuevo capítulo a la Crónica Blanca."



Y así terminamos el prólogo de este VJ, que ha resultado quedar en "solo" cinco capítulos de los míos. Y ahora, ¡a empezar el primer capítulo de verdad!"

Prólogo (parte 4): ENCUENTRO CLANDESTINO

ÍNDICE

FORO

Capítulo 1 (parte 1): ADVERSIDAD